Si compartes cultura, compartes cultura

No es la primera vez que desde el Ministerio de Cutura se muestra una completa falta de comprensión hacia la nueva realidad cultural, los nuevos medios de producción, difusión y comercialización de la cultura. No es la primera vez que para atender a los intereses de entidades privadas se insulta a quienes hacen un uso social (y legal) de los bienes culturales. No es la primera vez que la industria se disfraza de cultura y consigue engañar a un ministro.

Ni siquiera confiamos en que sea la última, pero no por ello nos vamos a callar.


Si eres legal, asumes que sólo desde un comportamiento irreprochable puedes aspirar a dar lecciones de ética a los demás.

Si eres legal, no utilizas recursos públicos en favor de tu beneficio privado.

Si eres legal, no conviertes a una organización histórica en la entidad con, probablemente, peor imagen corporativa de tu país.

Si eres legal, no mantienes en esa organización una estructura de democracia censitaria que, en la práctica, imposibilita la renovación de sus órganos directivos.

Si eres legal, no te arrogas la representación exclusiva de eso tan vaporoso que te gusta denominar “el mundo de la cultura”.

Si eres legal, no conspiras para imponer un impuesto arbitrario que grava a la totalidad de la ciudadanía por una actividad que aún no ha realizado y que quizás no lleve a cabo nunca.

Si eres legal, no sacas tajada de actos benéficos en los que hasta los “artistas”, ésos a los que con tanto ahínco dices defender, se han prestado a colaborar desinteresadamente.

Si eres legal, no te cuelas en actos privados para grabar, cámara en mano, supuestos hechos delictivos.

Si eres legal, no cobras por aquello que no te corresponde y luego le pides a los auténticos propietarios que pasen por un vía crucis burocrático para recuperar lo suyo.

Si eres legal, no optas por descalificar cualquier nueva fórmula de gestión de los intereses de tus asociados para que así no peligre tu estatus.

Si eres legal, no insultas indiscriminadamente ni criminalizas cualquier actitud disidente con prepotencia nauseabunda.

Si eres legal, campañas como ésta te provocan esa ya habitual sensación entre la indignación y la risa.

Blas Fernández en La ventana pop


Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *