Secuestro constitucional

Lo que ha pasado con la Constitución Española ha sido probablemente el peor servicio prestado a este país por el gobierno de Zapatero (con la complicidad estusiasmada del PP). Por un lado demuestra lo fácil que es reformar el texto cuando se quiere (hasta ahora se pretendía casi inamovible). Por otro talla en piedra la sumisión de los estados a los poderes financieros.

Otro elemento de la larga serie de despropósitos que tendremos que lamentar largos, largos años.

  • Pues si lo que importa es que a Moody’s le parezca bien, ya podemos cerrar el Congreso y ahorrarnos el #20n [svcnt]

Invariablemente a cada entrega de poder se subraya la reacción favorable de la bolsa, las agencias de calificación o cualquier otro gurú neoliberal.  Se les hace la boca agua con cada tajada, pero nada les sacia. Son yonkis de la sumisión de los estados.

  • Si a alguien le apetece ver cómo se reforma una constitución a espaldas de la ciudadanía, ahí lo tenéis (rtve) -> http://t.co/176F1H8 [svcnt]

El enlace era a la emisión en directo del pleno del Congreso, lógicamente ya está desactualizado.

  • Si alguien se pregunta qué hacen ese diputado o diputada que levanta uno, dos o tres dedos, le está indicando a los suyos qué deben votar [svcnt]
  • Bono: “316 votos a favor, 5 en contra. El Congreso de los Diputados ha aprobado la reforma constitucional” #15m #conRdereforma [svcnt]
  • Territorio Vergara » El veto de Llamazares – http://t.co/YC1tFjn [svcnt]

Fue una ceremonia poco constructiva, con el bipartidismo tratando de conseguir apoyos cosméticos de última hora a pesar de contar con votos más que sobrados para aprobar la reforma. El veto del diputado de IU a las enmiendas transaccionales de CiU frustraba el apoyo de éstos últimos a la reforma.

  • Ecos del día que se quebró el consenso del 78 y dos partidos privatizaron la Constitución http://t.co/WvdntWR [svcnt]

Nación Red publicó al día siguiente un buen resumen.

Al final una Constitución parace eso: un EULA que nadie lee y que puede cambiar arbitrariamente de una actualización a otra.

En seis sencillos argumentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *