Cada pedrada que recibe un antidisturbios es una derrota para nosotros.

Por favor, una lectura y un aplauso para este tío.

Y esa sensación casi animal de disfrute al verles a ellos cobrar por una vez no la quiero. No me representa. No soy yo, no somos así. No nos alegramos al ver cómo un tipo recibe una pedrada, o queda tirado en el suelo mientras recibe patadas. El alegrarse viéndolas, el justificarlas, es perder y darles la razón a ellos y traicionarnos a nosotros, por cinco motivos claros:

vía Cada pedrada que recibe un antidisturbios es una derrota para nosotros. | Sin casaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *