El maestro de Petersburgo – J. M. Coetzee

Leyendo esta novela sobre la búsqueda que emprende Dostoievsky de su hijo muerto (de su memoria, de su legado, de su desatendida responsabilidad como padre, de las razones de su muerte) me ha venido a la memoria una frase de Tom Waits: El mundo es un lugar infernal, y la mala escritura está destruyendo la calidad de nuestro sufrimiento.

Bueno, pues si alguna vez te parece que tu sufrimiento es monótono, superficial o adocenado te recomiendo una zambullida en las muchas y variadas capas del dolor del protagonista.

Coetzee también perdió a su hijo con la edad del de El maestro de Petersburgo, así que habla de primera mano. Lo admirable es cómo logra sobreponerse a él para desmenuzárnoslo con tanta viveza.

PD: si vas a comentar, cuidadito con los spoilers, que sólo llevo un tercio leído.

El maestro de Petersburgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *